Saltar para: Posts [1], Pesquisa e Arquivos [2]



Clubes de leitura no séc. XXI | e-book

Nasce o Laboratório contemporâneo de fomento da leitura, em Espanha

22.11.19

clubes.png

Download |

Este documento recoge la experiencia de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez (FGSR) en la gestión de clubes de lectura y trata de aportar algunas pautas y direcciones para la organización de estas estrategias para facilitar a aquellos profesionales que no estén muy experimentados en este campo de trabajo, el posible lanzamiento de un esquema de esta naturaleza. También pueden ser útiles para quienes se propongan dar un nuevo impulso a lo que ahora están llevando a cabo. [...]

 

Etiquetas:

TEDNYC  Março de 2017

Author Michael Bierut
Article title: How to design a library that makes kids want to read
Website title: Ted.com
URL: https://www.ted.com/talks/michael_bierut_how_to_design_a_library_that_makes_kids_want_to_read#t-114982

 

Conteúdo relacionado:

 

 

 

 

 

 

 

 

nestor.png

El libro

El año pasado un grupo de investigadores recibimos la propuesta de colaborar en un libro sobre las nuevas prácticas de lectura y escritura para el Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa (Ministerio de Educación y Formación Profesional de España). José Antonio Cordón-García, Daniel Escandell Montiel (ambos de la Universidad de Salamanca) y yo en representación de la Universitat Pompeu Fabra – Barcelona coordinamos las secciones que integran este volumen volumen. Si la sección de Cordón-García se focalizó en las nuevas formas de lectura, y la de Escandell Montiel en la creación y enseñanza de la escritura digital, en mi sección nos orientamos hacia la creación de textos en el contexto de las culturas colaborativas juveniles. En total participamos en este volumen 16 autores, entre ellos José M. Tomasena, María J. Establés, Mar Guerrero, María J. Masanet y Julio C. Mateus de la UPF. El resultado es un volumen de 156 páginas titulado Lectoescritura Digital que puede ser descargado de forma libre y gratuita.

El libro se enriquece con una serie de entrevistas a reconocidos investigadores en los temas que se abordan en sus páginas -como Joaquín Rodríguez, Joan Ferrésy María Pizarro-. En mi caso, tuve el enorme privilegio de entrevistar a Néstor García Canclini, autor de estudios fundamentales para los que investigamos las transformaciones de la esfera cultural y mediática en tiempos de digitalización. Junto a clásicos como Culturas Híbridas (Grijalbo, 1989), obras como Hacia una antropología de los lectores (2015, México: UAM-Telefónica-Ariel) o Jóvenes, Culturas Urbanas y Redes Digitales (Ariel/Telefónica, 2012, con F. Cruces M. Urteaga Castro Pozo) son referencia obligada para comprender los cambios en el mundo de la lecto-escritura.

A partir de aquí, la entrevista a Néstor García Canclini, a quien agradezco muchísimo su disponibilidad, al igual que a Martha Villabona García del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa, quién actuó de “interfaz” entre todos los tres coordinadores de sección de este volumen.

La entrevista

En tu libro Lectores, espectadores e internautas (2007) propones un acercamiento a las prácticas de consumo mediático y prestas particular atención a las tensiones y en cómo cambian las viejas prácticas (por ejemplo la lectura). ¿Cómo podríamos resumir en pocas palabras el pasaje del lector al internauta? ¿Qué quedó por el camino? ¿Qué se ganó?

La aparición de ordenadores y móviles fue vista, al principio, como la irrupción de nuevos aparatos que venían a competir con la escuela, los cines, las editoriales y las salas de conciertos. Como había ocurrido –equivocadamente- con la llegada de los televisores. Luego fuimos aprendiendo que los medios audiovisuales generaban otros modos de leer, mirar y escuchar, de aprender, entretenernos y reunirnos. Ser internautas implica un cambio más radical que el de ser espectador (de medios) y no solo lector. Las categorías de lectores y espectadores, como sujetos de actividades relativamente diferenciadas, permitieron mantener campos distintos para la industria editorial, la musical, la cinematográfica y la televisiva. Las empresas y los modos de producción de estos campos se reordenaron y fusionaron como resultado de la convergencia tecnológica.

Si la integración digital entrelaza textos, imágenes y sonidos es porque también los lectores y espectadores se reconvierten en usuarios de pantallas que tienen todo hiperconectado. Leo un libro y, sin levantarme, busco qué más se sabe de ese autor, escucho una conferencia o un concierto suyo en YouTube, el servidor me sugiere otros autores que podrían interesarme, películas y videos relacionados. Estalla la distinción entre medios, entre géneros, entre contenidos con propietarios desligados.

¿Qué quedó atrás? La exigencia de viajar a distintos países y ciudades para saber cuáles son las novedades de los museos, el deporte o los descubrimientos científicos. Tenemos menos necesidad de ir a la biblioteca, al diccionario de nuestra casa o al videoclub para buscar nombres, mapas o películas que ya no están en cartelera. Se gana en accesibilidad y uso. La abundancia digital provoca asociaciones inesperadas y conversaciones a distancia. Pero también hay que hablar de lo que se pierde, se complica o podría lograrse pero se frustra porque la convergencia tecnológica está administrada con nuevas aduanas, costos que alejan a unos usuarios de otros, o los agrupan tendenciosamente. Y también debemos atender a los sentidos diversos con que los internautas modificamos las interacciones: ¿las mejoramos o las enfriamos cuando dejamos de hablar por teléfono y acordamos citas o realizamos conversaciones por WhatsApp o correos diferidos?

A pesar de la disponibilidad de mayor información en las redes, la gente viaja cada vez más. Hoy debemos sacar entradas para las grandes exposiciones en los museos con muchas semanas de antelación y en varias ciudades –por ejemplo Barcelona- están naciendo movimientos anti-turistas… ¿Hasta dónde las tecnologías digitales, que en teoría nos acercan a todos los museos y ciudades exóticas, no terminan alimentado el turismo de masas? Quizá esto tenga que ver con las miles de fotos idénticas que se suben a Instagram en los mismos lugares icónicos del planeta, desde la torre de Pisa hasta el Taj Mahal…

Por un lado, tu pregunta apunta a los límites necesarios en la expansión numérica y lucrativa de las instituciones culturales y las ciudades: ¿debe ser el aumento de público el criterio para evaluar el éxito de un museo, una bienal o un festival? ¿A dónde conduce seguir manejando la expansión urbana como patrón de éxito –las marcas Barcelona, Londres, Nueva York- si el aumento de turistas, de inversionistas extranjeros, y otras marcas, como Airbnb, expulsan a los habitantes históricos, encarecen los precios de renta y venta hasta destruir la convivencia vecinal y el uso responsable de los servicios, en fin, lo que daba la calidad de vida que volvió atractivas a esas ciudades?

Necesitamos una nueva reflexión de fondo sobre el sentido, mucho más complejo hoy, de las políticas urbanas, culturales e interculturales. Las redes, como amplificadoras de las tendencias mercantilistas hegemónicas, son interventoras decisivas en los conflictos urbanos e interculturales. En la Unión Europea el impacto magnificado de las fake news en las elecciones y la estabilidad política está llevando al debate mundial más avanzado sobre la legislación reguladora que se requiere y sobre la urgencia de recuperar el papel público de los Estados (no de cada uno por separado). Falta extender esta reactivación internacional de los poderes públicos respecto del gobierno de las ciudades, de las instituciones culturales, del turismo y –fundamental- de los migrantes que no se desplazan por placer ni en busca del prestigio de las marcas. Se vuelve indispensable recentrar toda la discusión sobre el crecimiento y el desarrollo en los ciudadanos, los desalojados de la política desde que los partidos en casi todo Occidente se redujeron a cúpulas que se distribuyen prebendas, desde que la videopolítica canaliza las quejas, las denuncias y las críticas ofreciendo más atención que los organismos públicos. Las redes corren el riesgo de amplificar y dar apariencia de horizontalidad a estos simulacros participativos. Pero en verdad radicalizan la desciudadanización. Las reinvenciones más atractivas de los movimientos sociales ocurren cuando se enlazan las conexiones tecnológicas de las redes con la convivencia vecinal y la interculturalidad transnacional.

 

Referência:

Article title: Entrevista a Néstor García Canclini: “La cultura digital cambia la lectura y los modos de estudiarla”.
Website title: Hipermediaciones
URL: https://hipermediaciones.com/2019/09/19/entrevista-a-nestor-garcia-canclini-la-cultura-digital-cambia-la-lectura-y-los-modos-de-estudiarla/

 

Conteúdo relacionado:

 

Durante los más de veinte años en que estuve trabajando como maestro hubo siempre un tema que me preocupó enormemente: motivar a mis alumnas y alumnos para que leyeran. Para mí, la lectura es uno de los mayores placeres de los que se puede disfrutar. Y quería que ellos pudieran compartir esa pasión conmigo.

Así que, poco a poco, fui descubriendo técnicas, artículos, libros y compañeros que me enseñaron y dieron pistas sobre cómo romper esa frase que una vez escuché de una madre preocupada y que da título a esta serie de artículos: Mi niño no me lee nada.

Qué es leer

Pero, antes de empezar a dar consejos, técnicas u orientaciones, quizás lo más sensato sea preguntarnos: ¿Qué es leer?

¿Qué encontrarás en este artículo?

LA LECTURA BIOLÓGICA

Como lectores habituales que somos, leer nos parece un acto leve, sin apenas desgaste energético. De hecho, muchos de nosotros leemos después de un día de trabajo para relajarnos. Nos perdemos dentro de esa maravillosa novela, repasamos el diario de turno, hojeamos aquella revista o nos zambullimos en un buen cómic. Es nuestra manera de desconectar. Incluso los más amantes de las redes sociales, se conectan a su cuenta de Twitter o de Facebook.

leemos. Leemos de manera continuada, constantemente, sin apenas darnos cuenta de que lo estamos haciendo. Por lo tanto, leer no debe ser nada cansado o agotador para nuestro cerebro… ¿no?

Nada más lejos de la realidad. Desde el punto de vista meramente neurológico, son millones las neuronas que deben activarse para algo tan aparentemente simple como leer una frase. Permitidme que os haga un sucinto resumen de lo que sucede en nuestro cerebro cuando leemos.

lectura biológica - partes del cerebro implicada en el proceso lector

Todo empieza, como ya podíamos imaginar, en nuestros ojos. En ellos, se produce una impresionante transformación a través de la cual las luces y sombras que llegan a nuestra retina se transforman en señales eléctricas que el nervio óptico se encarga de enviar al tálamo, una parte de nuestro cerebro que se encarga de reenviar los estímulos a la zona correspondiente (entre muchas otras funciones).

De aquí, esas imágenes viajan hasta la corteza visual, en la zona occipital. Una vez allí, ésta descubre que esas señales eléctricas forman palabras y las transmite al giro angular, en el lóbulo parietal, que relacionará esas imágenes con unos sonidos determinados (integración viso-auditiva) y determinará que es una forma de comunicación de algún tipo.

Como el giro angular no se encarga de estos temas, le pasa la patata caliente al área de Wernicke (en el lóbulo temporal), que es la responsable de organizar cómo suenan esas palabras, qué significan y cómo se almacenan en la memoria.

Pero claro, con esto no basta, así que el área de Wernicke, que de sintaxis no entiende demasiado, le pide al fascículo arqueado que le repita toda esa información al área de Broca, que es la que realmente entiende todo eso de organizar palabras en frases y dotarlas de sentido. Y desde ahí se envía la orden de activación a la corteza motora para que organice la respuesta adecuada a este estímulo (esperemos que seguir moviendo los ojos para continuar leyendo).

Uffff… Agotador ¿verdad? Vaya viajecito. ¡Casi parece aquel purgatorio de Las doce pruebas de Asterix en que se las veían con la burocracia! Pues eso sucede a una velocidad endiablada una y otra vez a medida que vamos leyendo. Así que, a nivel neurológico, leer no tiene nada de sencillo. Pero, ¿y a nivel psicológico?

LA LECTURA PSICOLÓGICA

Si leer es un acto complejo desde el punto de vista de la biología, observar este proceso desde la psicología ya es como para tirar la toalla (¡no lo hagáis, que somos más hábiles de lo que os creéis!).

Lo primero que hacemos es capturar una serie de extraños trazos y empezar a interpretarlos. Anteriormente se creía que hacíamos esto de forma secuencial, una letra después de otra hasta finalizar la palabra; pero en la actualidad sabemos que lo hacemos en paralelo, captando de manera prácticamente simultánea varias de esas letras.

Modelo secuencial y modelo paralelo - lectura psicológica en el proceso lector

A partir del análisis de esos grafismos empezamos un proceso de síntesis que los une en una palabra. Y es entonces cuando se produce la magia y, como si de un maravilloso hechizo se tratara, descubrimos que esas letras juntas tienen un significado.

Aaaaaaaamigo, pero no se acaba aquí la historia. Resulta que al lado de esa palabra hay otra. Y, posiblemente, esa segunda palabra cambia completamente lo que habíamos interpretado, con lo que que hay que reelaborar el significado que habíamos generado y cambiarlo a la luz de la nueva información, que también se verá a su vez modificada al revisar la validez de los elementos anteriores del texto.

Así pues, estamos en un proceso de construcción y reconstrucción continua de informaciones y elementos que hacen que no podamos dejar de procesar una y otra vez, no sólo los contenidos nuevos, sino todos los anteriores. Y, no contentos con eso, además establecemos una dinámica de previsión de porvenir, para agilizar todo este alambicado tejemaneje y que nos genera unas expectativas que no siempre se cumplen.

esquema de la construcción del significado en la lectura

Pero permitidme que intente ejemplificarlo. Veamos cómo se produce ese proceso de lectura a cámara lenta. Vamos a imaginar que estamos leyendo una nota que nos acaban de pasar…

E          L

(vale, dos letras, una E y una L, ésta es fácil, el, eso quiere decir que es una única cosa y masculina, vamos bien)

EL          T          Í          O

(tío, hombre, el hermano de mi madre, que tenía que venir de visita… ¿le habrá pasado algo? ay, ay)

EL TÍO          B          U          E          N          O

(ah, no, que se refiere a un ser humano masculino atractivo. menos mal, no le ha pasado nada al tío Paco. así que hay un tío bueno, ¿eh? hombre, eso siempre está bien, ¿no?)

EL TÍO BUENO          D          E          L          A

(uy, espera, que son cuatro letras pero me parece que son dos palabras. dela no significada nada, estoy corriendo demasiado. debe ser “de la”. vale, esto de leer no es tan difícil)

EL TÍO BUENO DE LA          B          A          R          R          A

(de acuerdo, el tío bueno de la barra, no voy a levantar la vista, pero si dice de la barra debe ser que hay más de un tío bueno por aquí. siempre es bueno saberlo)

EL TÍO BUENO DE LA BARRA          T           E

(el tío bueno de la barra te… ¿me qué? ¿eh? ¿me debe dinero? ¿me va a atracar? ay, que esto de leer es un sinvivir)

EL TÍO BUENO DE LA BARRA TE          M           I          R          A

(¡me mira! ¡ya he ligado! si es que no me extraña, con este tipín que tengo y con el pedazo de look que llevo, ¿cómo no iba a ligar?)

EL TÍO BUENO DE LA BARRA TE MIRA          C           O           N

(¿me mira con? ¿con qué? ¿cómo me mira? con amor, seguro. o con pasión devoradora, como en las novelas esas de Danielle Steel. a ver, Wernicke, Broca y demás señores con nombres raros, ¿queréis espabilar que esto es un ansia viva?)

EL TÍO BUENO DE LA BARRA TE MIRA CON          A           S            C            O

(asco… ¡¿con asco?! pero ¿qué se habrá creído el mameluco ese? ¡ni que fuera George Clooney! en fin, mi gozo en un pozo, y yo que por un momento pensé que había ligado…)

Espero que me disculpéis la tontería, pero creo que ejemplifica bien cómo el proceso de lectura es largo y complejo y que esa previsión del porvenir y la reelaboración continua de significados a medida que avanzamos por el texto es lo que en múltiples ocasiones nos lleva a equivocarnos al leer un texto.

Pensadlo la próxima vez antes de decirle a alguien que se inventa palabras cuando lee. Os lo digo desde el cariño, pero es que no os podéis imaginar cuantas veces he oído esa frase en boca de padres/madres, docentes, profes particulares…

Pero, para concluir este primer artículo, veamos cómo leemos desde un punto de vista emocional. De esta manera, podremos observar este maravilloso fenómeno cultural que es la lectura desde todos los ámbitos significativos del proceso.

LA LECTURA EMOCIONAL

Las emociones están presentes en todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida. Somos seres emocionales y, en la lectura, no podemos dejar de lado este aspecto.

Si os parece bien, para comentar esta visión del proceso lector me centraré sobre todo en la narrativa, que es donde se puede observar de manera más clara, aunque os aseguro que también se producen los fenómenos emocionales al leer ensayo, reportajes, críticas… ¡Y qué decir de la poesía! A los aficionados a ella no os tengo que convencer de nada.

Cuando leemos, aparecen toda una serie de informaciones que sacuden nuestros centros emocionales y sentimentales. Todos nos hemos indignado leyendo la noticia de un delito, nos hemos apesadumbrado al conocer determinados hechos históricos o nos ha embargado la alegría al recibir un mensaje que nos anunciaba un nacimiento o un acontecimiento feliz. La reacción emocional a lo que leemos es algo que todos tenemos claro. Pero es quizás en el relato, en la narrativa, donde con mayor profundidad se desatan nuestras emociones.

Cuando estamos inmersos en una novela, se produce un emocionante proceso empático. Nos identificamos con el personaje. Nos acercamos a su psique y, durante un rato, sentimos que lo que le sucede a él o ella forma parte de nuestra experiencia vital. En la mayoría de los casos eso sucede con el protagonista (ah, esos taimados escritores que saben muy bien qué cuerdas pulsar en la guitarra de nuestra alma), pero no tiene por qué ser así.

En ocasiones, es un secundario o incluso el villano de la obra quien nos hace vibrar. Recuerdo que, leyendo los libros de Harry Potter, jamás me sentí particularmente conectado con el protagonista. Ah, pero Ron Weasley era otra cosa. Y Hermione, claro. Con ellos sí que me sentía en sintonía. Esa conexión depende principalmente de nuestras vivencias personales, de nuestros gustos, simpatías, antipatías y de muchos otros aspectos que no vamos a ponernos a desgranar aquí.

fotografía de Lycosaedro lectura
Composición fotográfica de Lycosaedro, autor de este artículo.

Al identificarnos con el personaje, se produce simultáneamente una proyección de nuestro ser hacia él o ella. Empezamos a prever sus acciones y reacciones, e incluso llegamos a enfadarnos cuando no cumple nuestras expectativas y frustra nuestros deseos. ¡Pero, por favor, Roxanne, cómo no eres capaz de ver el amor de Cyrano!

Así, con ese proceso de identificación y proyección aparece la atracción hacia unos personajes y la aversión hacia otros. Entonces hablamos de que nos hemos enamorado de ese bonachón de Samsagaz. O de la pena que nos da que Miles Vorkosigan no consiga entrar en la Academia de Barrayar. Y de la tirria que nos da como trata Tywin al pobre Tyrion.

Empezamos a vivirlos, mientras estamos leyendo, como si de personas reales se trataran. Y, así, en cierta manera, nos relacionamos con ellos de una manera muy directa y nos provocan emociones y sentimientos.

Por eso nos cambia la lectura. Esa relación tan estrecha con esos personajes provoca en nosotros reacciones de afirmación de nuestra propia persona y nos enfrenta a aspectos de nosotros mismos que, en muchas ocasiones, ni siquiera nos habíamos planteado. Y maduramos, nos reinventamos, nos adaptamos. En definitiva, crecemos. Y crecer emocionalmente siempre es un proceso arduo y que consume energía.

CONCLUSIÓN

Espero, queridos lectores y lectoras, haber podido transmitiros a través de este artículo la complejidad y desgaste energético que supone el proceso lector y al mismo tiempo daros una sucinta visión que os permita entender un poco mejor qué significa el hecho de leer.

He querido con ello acercaros, ni que sea levemente, a la dificultad que supone el proceso, para así poder comprender mejor la montaña que puede suponer para alguien el sentarse delante del libro e intentar desentrañar su significado.

El próximo artículo, si tenéis a bien seguir (y esta maravillosa gente de BaM! no decide echarme con cajas destempladas después de leer el primero), tratará sobre por qué, con el agotamiento que parece que supone, decidimos leer. Y poco a poco nos iremos adentrando, en sucesivos escritos, no en cómo conseguir que lean, sino en cómo lograr que quieran leer.

¡Nos leemos!

 

Referência:

Article title: Mi niño no me lee nada I: ¿Qué es leer? | BaM!
Website title: BaM!
URL: https://bebeamordor.com/2019/09/04/mi-nino-no-lee-proceso-lector/

 

Etiquetas:

IMG_0750.jpg

2019 |

Marc Brysbaert é professor da Universidade de Ghent e acaba de publicar um manuscrito intitulado Quantas palavras nós lemos por minuto? Uma revisão e meta-análise da velocidade de leitura . Este artigo apresenta investigações sobre a velocidade de leitura de adultos em inglês, tanto em leitura silenciosa como em voz alta, em textos de ficção e outros.

Leitura silenciosa

Baseado em 190 estudos, em que participaram 17.877 adultos, estima que a velocidade média na leitura silenciosa em inglês é de 238 palavras por minuto (PPM) em textos não ficcionais. Nestes textos, a maioria dos adultos leria entre 175 e 300 ppm. Nos textos de ficção, a velocidade média parece ser de 260 ppm, com um intervalo entre 200 e 320 ppm.

Não foram encontradas diferenças na velocidade de leitura dos textos de acordo com a sua dimensão (curta ou longa), embora nos textos curtos a variabilidade dos resultados tenha sido maior.

Lendo em voz alta

Nesta situação, a velocidade foi calculada a partir de 77 estudos, com 5965 participantes e foi, e a média foi de 183 PPM. (...)

Outros dados interessantes sobre velocidade de leitura

  • Pensa-se que os adultos lêm cerca de 300 palavras por minuto. No entanto, com base nos dados recolhidos existem muitos indícios que a velocidade de leitura é menor. 
  • Pode falar-se sobre a velocidade da audição. Neste caso, geralmente não podemos determinar a que velocidade ouvimos a fala, mas podemos tentar saber qual é a velocidade máxima que escutamos sem que a compreensão seja afetada.
  • Uma variável chave na velocidade de leitura é o comprimento das palavras. Textos não-ficcionais têm palavras mais longas do que textos de ficção e isso contribui para as diferenças na velocidade com que são lidos.

 

Referência¿Cuántas palabras por minuto lee un adulto?. (2019). Comprensión lectora basada en evidencias. Retrieved 10 August 2019, from https://clbe.wordpress.com/2019/07/09/cuantas-palabras-por-minuto-lee-un-adulto/

Referência artigo: Brysbaert, M. (2019, April 12). How many words do we read per minute? A review and meta-analysis of reading rate. https://doi.org/10.31234/osf.io/xynwg

 

Conteúdo relacionado:

 

Etiquetas:

revisao.png

Download | 2018Vol 21 No 3 (2018): Educational processes and teacher training |

Sergio Sánchez Fuentes, Rosario A. Martín Almaraz, Irene Moreno Medina, Rosa Espada Chavarría

 

Resumen

Este trabajo tiene como objetivo principal realizar una revisión sistemática relacionada con la intervención precoz en la lectura. Para ello, se han analizado las publicaciones desde el año 2000 hasta el 2016 de las bases de datos de la Web of Science, Medline, SCIELO, Korean Journal Database y Current Contents con los términos de búsqueda de Learning disabilities AND Early reading AND Intervention AND Children. De los 113 documentos identificados, finalmente solo 11 son tenidos en cuenta debido a diferentes criterios de exclusión. Los resultados describen que tres artículos son de revisiones y meta-análisis, tres de estudios de cohortes, cuatro de estudios longitudinales y un estudio de casos. Los autores concluyen que existe una necesidad de cambio en el sistema educativo que contemple las medidas destinadas a ayudar a adquirir los mecanismos de base de la lectura en las etapas iniciales del aprendizaje.

 

Licencia Creative Commons

ensinar.png

Download |

 

Resumen

Se presenta una propuesta colaborativa entre universidad y escuela para diseñar e implementar en el aula un programa de fluidez lectora basado en evidencias. Participaron 36 alumnos de 2º de Educación Primaria, sus maestras y dos profesores de universidad que actuaron como asesores, constituyendo todos un grupo de trabajo. Se formó a las maestras en contenidos de fluidez y se realizó una evaluación inicial para identificar los grupos de riesgo, emergente y establecido en fluidez lectora. Se diseñó e implementó durante 7 meses  un entrenamiento ajustado a cada nivel basado en la lectura repetida de palabras y frases. Los resultados reflejan una mejoría en la competencia de las maestras por la integración del entrenamiento de la fluidez en su sistema de respuesta, adaptándolo a distintos niveles de enseñanza. En el alumnado se constató una mejoría en la fluidez. Se plantea la necesidad de acercar a las escuelas las aportaciones de la investigación educativa y de ayudar a los docentes a desarrollar intervenciones basadas en la misma y ajustadas al nivel del grupo de clase.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

 

Conteúdo relacionado:

 

ciil.png

O projeto:

Há um projeto-piloto na cidade do Porto que está a dar provas ao nível da promoção na aprendizagem inicial da leitura e da escrita, entre mais de 700 crianças que frequentam a rede pública municipal do pré-escolar e do ensino básico (1.º ano). Os resultados do Centro de Investigação e Intervenção na Leitura (CiiL) foram apresentados nesta quinta-feira.

 
Quer para a educação pré-escolar quer para o 1.º ano do ensino básico, as crianças-alvo de intervenção do CiiL "expressam melhorias significativas comprovadas pela diferença substancial entre este grupo e o grupo de crianças 'controlo', ou seja, crianças com características semelhantes, a frequentar os mesmos níveis de ensino, mas sem intervenção do CiiL", revelou Ana Sucena, coordenadora científica e técnica do projeto, na primeira conferência promovida pelo Centro de Investigação e Intervenção na Leitura, realizada nesta quinta-feira no Auditório Magno do Instituto Superior de Engenharia do Porto (ISEP).
 
O projeto, que nasceu de uma parceria entre a Câmara do Porto, o Instituto Politécnico do Porto e o Ministério da Educação, em setembro de 2015, tem "um propósito claro e indicadores de resultados bem definidos", salientou o vereador da Educação da Câmara do Porto, Fernando Paulo.
 
Concretamente, "até 2020, abranger 4.700 alunos e reduzir em 12% o número de alunos com níveis negativos e em 30% a taxa de retenção e desistência", declarou o responsável.
 
Há praticamente quatro anos no terreno, o projeto acompanha hoje "773 crianças", 538 na educação pré-escolar e 235 no 1.º ciclo e tem ganho dimensão no contexto da cooperação institucional. Trata-se, por isso, de "um excelente exemplo do trabalho em rede" que o Município do Porto valoriza e promove, assinalou Fernando Paulo.
 
Através de equipas multidisciplinares que incluem profissionais da educação e da saúde do Porto, o projeto trabalha, ao nível dos 5 anos, a consciência fonémica e a linguagem, esclareceu Ana Sucena citada pela Lusa. E numa segunda fase, incide sobre a consciência fonémica e as relações letra/som, ou seja, "os alicerces daquilo que nos vai permitir ler uma palavra isoladamente".
 
Com o sucesso da iniciativa no Porto, já se equaciona a criação de uma Rede CiiL, com o objetivo de alargar a resposta de intervenção ao nível da promoção precoce da aprendizagem da leitura a todo o território nacional. Ana Sucena indica ao "Porto." que "tendo sido notório o interesse entre os participantes em aderir à mesma".
 
Na sessão de abertura da I Conferência do Centro de Investigação e Intervenção na Leitura (CiiL) participaram ainda o pró-reitor do IPP-Instituto Politécnico do Porto, Luís Miguel Pinho, a presidente da Escola Superior de Saúde do P.PORTO, Cristina Prudêncio, o coordenador nacional da Estrutura de Missão do Programa Nacional de Promoção do Sucesso Escolar, José Verdasca, entre outras autoridades e conferencistas. 
 
Atualmente, a ação do CiiL desenvolve-se no âmbito de uma candidatura cofinanciada aos Planos Integrados e Inovadores de Combate ao Insucesso Escolar (PIICIE) do POR NORTE 2020, com atuação em todos os Agrupamentos de Escolas do Município do Porto.
 
 
ReferênciaAlunos das escolas do Porto ganham hábitos de leitura na aprendizagem das primeiras letras - Notícias - Portal de notícias do Porto. Ponto. . (2019). Porto.pt. Retrieved 15 July 2019, from http://www.porto.pt/http://www.porto.pt/noticias/criancas-das-escolas-do-porto-ganham-habitos-de-leitura-na-aprendizagem-das-primeiras-letras
 
 
Conteúdo relacionado:
 

Etiquetas:

ant.jpg

Escolas a Ler+

Intervenção de António Costa e Silva: Presidente da Comissão Executiva da Partex Oil and Gas e Membro do Conselho de Curadores da Universidade de Aveiro.

Infelizmente não temos a possibilidade de disponibilizar a gravação integral desta comunicação. Aqui ficam os últimos 8 minutos, que sabem a pouco, mas que mostram bem a excelência da intervenção.

lecto.PNG

Download | 2019

 

Desde o início do século XIX, a prática de leitura e escrita mudou devido aos avanços tecnológicos e às diferentes necessidades de comunicação que surgiram a partir de ambientes de novos media. O constante desenvolvimento das tecnologias de informação e comunicação facilita o consumo e a criação de produtos digitais e, além disso, favorece a participação e a colaboração. 

 

Da mesma forma, essas tecnologias promovem a interatividade nos ecossistemas digitais que constroem significados através da interação de diferentes elementos icónicos, verbais e sonoros. 

 

No ecossistema do livro, a mediação da tecnologia levou à emergência do dispositivo de leitura, o que, juntamente com o aparecimento da web e hipertexto, modificou processo  leitor e a tradição secular baseada no uso de papel.

 

O tempo que antes se dedicava a ler o jornal, ver televisão ou escutar a rádio hoje distribuiu-se, de maneira atomizada, entre o Twitter, o Facebook, o WhatsApp, livro impresso, eBooks, Podcasts, Instagram, Wattpad, YouTube....

 

Referência: Lectoescritura digital - Publicaciones - Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. (2019). Sede.educacion.gob.es. Retrieved 4 July 2019, from https://sede.educacion.gob.es/publiventa/d/22961/19/0

 


RBE


Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.



Twitter



Perfil SAPO

foto do autor